BLOGFITNESS

HIT O CARDIO EN ESTADO CONSTANTE. ¿O AMBOS?

Hay más en el cardio de lo que se ve a simple vista. Salir a correr o a pedalear un par de veces a la semana es mejor que nada, pero si quieres ver resultados, es mejor mezclar esfuerzos de alta y baja intensidad en tu régimen de entrenamiento. HIIT O cardio en estado constante, ¿o es mejor ambos? Cada uno tiene sus propios beneficios y aplicaciones, pero una combinación de ambos te ayudará a perder peso, aumentar la fuerza y potenciar la resistencia.

¿QUÉ ES EL CARDIO EN ESTADO CONSTANTE?

Este es el tipo de cardio aeróbico que la mayoría de la gente incluye en su plan de entrenamiento sin siquiera saberlo. Es una forma de ejercicio continuo que hace hincapié en la consistencia y en mantener el esfuerzo parejo y regulado. Las vueltas de natación o correr unos km son dos ejemplos de cardio en estado constante.

Los beneficios del cardio en estado constante son que puedes mantener el ritmo y el esfuerzo durante periodos más largos. Esto te permitirá  hacer ejercicio todos los días y evitar las lesiones.

Además, el cardio en estado constante se asocia con un mejor estado de ánimo y una imagen corporal positiva, promueve la pérdida de peso y ayuda a aumentar la resistencia.

¿QUÉ ES EL HIIT?

El entrenamiento a intervalos de alta intensidad es una forma de cardio que normalmente se completa como un circuito. Cada circuito tiene un límite de tiempo establecido (suelen ser unos pocos minutos seguidos de un descanso) y se completa en alrededor del 90 por ciento de tu frecuencia cardíaca máxima. El HIIT se ha popularizado en los últimos años debido a su capacidad para revolucionar el metabolismo, bajar la presión sanguínea y mejorar la fuerza.

Los intervalos son la mejor manera de construir el nivel más alto de rendimiento y velocidad, aprender a controlar y bajar la frecuencia cardíaca y dejar que el cuerpo sienta altos ritmos cardíacos y dolor para que la próxima vez te acostumbres y no te derrumbes.

Los partidarios de este estilo de entrenamiento de alta intensidad no solo se sienten atraídos por sus resultados, sino también por su factor de conveniencia. Los entrenamientos de HIIT no suelen requerir equipo y su naturaleza corta es valiosa para las personas que siempre están ocupadas y en movimiento.

Se recomienda hacer uno o dos entrenamientos de HIIT por semana: intervalos, sprints o entrenamientos de frecuencia cardíaca alta y poco descanso. A menudo combina un entrenamiento de HIIT con una sesión de pesas en el gimnasio.

Se aconseja controlar las zonas de frecuencia cardíaca durante los entrenamiento de HIIT con un reloj deportivo con medidor de frecuencia cardíaca.

HIIT o CARDIO EN ESTADO CONSTANTE, ¿QUÉ ES MEJOR?

Tanto el cardio en estado constante como el HIIT tienen su lugar en cualquier régimen de entrenamiento. Por supuesto, saber cuándo usar cada uno de ellos depende en gran medida de los objetivos de aptitud física y de la capacidad física actual.

Si bien cada uno tiene su propia gama de beneficios, también tiene algunas desventajas. Los movimientos explosivos en un entrenamiento de HIIT pueden causar lesiones si se hacen incorrectamente, por lo que no es para principiantes.

Por otro lado, el cardio en estado constante requiere más tiempo, puede dar lugar a estancamientos de rendimiento o lesiones por exceso de uso. Lo mejor es consultar con un entrenador o un profesional que pueda supervisar tus entrenamientos antes de revisar tú mismo la rutina.

Creemos que se necesitan ambos (HIIT y cardio en estado constante) para tener una base sólida en la que apoyarse. Puedes usar el estado constante como una forma de descanso de las duras sesiones de HIIT de vez en cuando.

Nos leemos en un nuevo post